El arte del tatuaje

Lydia Vicente | Dec. 3, 2018 | Community |

     Puede que muchxs aún no sepan cómo el tatuaje se ha convertido en arte. Dentro del mundo del que hablamos en este post, podemos encontrar distintas opiniones acerca del momento en que se transforma un tatuaje en una obra artística.

Algunos como Eduardo Pimentel, tatuador profesional en el Estado de México, piensan que la transformación tiene lugar cuando el diseño y el dibujo se llevan a cabo sin tener una guía previa, cuando emana la idea del acuerdo entre el portador y el tatuador. Y, por otro lado, otrxs exponen que se convierte en arte en el momento en la persona que lo porta decide que lo es.

También se habla de la consideración del tatuaje como obra artística a partir del origen del mismo, es decir, del tatuador que lo ha realizado, pues son considerados artistas una vez que son identificables por las confecciones que llevan a cabo.

Otro frente abierto es el de la búsqueda de la perpetuidad de las obras para la posteridad, pues supuestamente, la obra de arte cesa en el momento en que el portador fallece. Algunxs hablan de arte fugaz o pasajero, otrxs de arte efímero, como es el caso de las performance.

Sin embargo, hoy en día, este frente está cerrado, pues existen empresas como “Save My INK Forever”, de la mano de la Asociación Nacional por la Preservación del Arte en la Piel, que ofrecen el servicio de, tras la muerte de la persona portadora de los tatuajes y, bajo su permiso previo, preservarlos y conservaros para la posteridad, para que puedan tenerlos sus seres queridos o ser mostrados en alguna exposición. Su lema “declara quién eres antes de que otros lo hagan por ti” deja muy claro la finalidad y el sentido de la empresa y de quienes consumen sus servicios.

Por lo tanto, parece ser que el tatuaje ha superado con creces todos los hándicaps y trabas que se le han puesto en el camino, dejando claro que el tatuaje es un arte y los tatuadores unos artistas.

0

Comments
arrow